Ofrece servicios de asesoría contable, tributaria, laboral, etc para empresas, negocios unipersonales, profesionales y público en general que busquen tener un mejor control de sus negocios.

El objetivo principal de ASERCONT Contable Tributario es brindar un servicio profesional a todos nuestros clientes asesorándolos en aquellas áreas fundamentales para la administración de sus negocios, cumpliendo con las normativas vigentes en nuestro país.

El compromiso de ASERCONT Contable Tributario es brindar un servicio objetivo e independiente, responsable, oportuno y eficiente, que se transforme en un verdadero beneficio para el desarrollo eficaz de sus actividades comerciales, proporcionándoles la información oportuna para la toma de decisiones, así como la confiabilidad y confidencialidad de toda la información de nuestros clientes.

Misión

ASERCONT Contable Tributario está dedicada a la prestación de los servicios profesionales en las áreas administrativas, contables, laborales, tributarias y financieras, ofreciendo un servicio eficiente, confiable y oportuno, que busca entregar soluciones completas que satisfacen las necesidades de nuestros clientes.

Visión

El reconocimiento de ASERCONT Contable Tributario como la mejor alternativa empresarial contable, implementando procesos innovadores y eficaces que respondan de manera rápida las exigencias del mercado actual; dentro de las normas vigentes al desarrollo de la micro, pequeña y mediana empresa, comprometiéndonos con las actividades comerciales de nuestros clientes llegando a ser sus mejores socios estratégicos y ser el estudio contable que busque constantemente estar entre los mejores.

Principios

ASERCONT Contable Tributario está regido bajo los siguientes principios profesionales:

Integridad:

El Contador Público deberá mantener incólume su integridad moral, cualquiera que fuere el campo de su actuación en el ejercicio profesional. Conforme a esto, se espera de él, rectitud, probidad, honestidad, dignidad y sinceridad, en cualquier circunstancia.

Dentro de este mismo principio quedan comprendidos otros conceptos afines que, sin requerir una mención o reglamentación expresa, puedan tener relación con las normas de actuación establecidas. Tales conceptos pudieran ser los de conciencia moral, lealtad en los distintos planos, veracidad como reflejo de una realidad incontrastable, justicia y equidad con apoyo en el derecho positivo.

Objetividad:

La objetividad representa ante todo imparcialidad y actuación sin prejuicios en todos los asuntos que corresponden al campo de acción profesional del contador público. Lo anterior es especialmente importante cuando se trata de certificar, dictaminar u opinar sobre los Estados Financieros de cualquier entidad. Esta cualidad va unida generalmente a los principios de integridad e independencia y suele comentarse conjuntamente con esto.

Independencia:

En el ejercicio profesional, el Contador Público deberá tener y demostrar absoluta independencia mental y de criterio con respecto a cualquier interés que pudiere considerarse incompatible con los principios de integridad y objetividad, con respecto a los cuales la independencia, por las características peculiares de la profesión contable, debe considerarse esencial y concomitante.

 Responsabilidad:

Sin perjuicio de reconocer que la responsabilidad, como principio de ética profesional, se encuentra implícitamente comprendida en todas y cada una de las normas de ética y reglas de conducta del Contador Público, es conveniente y justificada su mención expresa como principio para todos los niveles de la actividad contable.

En efecto, de ella fluye la necesidad de la sanción, cuyo reconocimiento en normas de ética, promueve la confianza de los usuarios de los servicios del Contador Público, compromete indiscutiblemente la capacidad calificada, requerida por el bien común de la profesión.

 Confidencialidad:

La relación del contador público con el usuario de sus servicios es el elemento primordial en la práctica profesional. Para que dicha relación tenga pleno éxito debe fundarse en un compromiso responsable, leal y auténtico al cual impone la más estricta reserva profesional.

 Observaciones de las disposiciones normativas:

El Contador Público deberá realizar su trabajo cumpliendo eficazmente las disposiciones profesionales promulgadas por el Estado y por el Consejo Técnico de la Contaduría Pública aplicando los procedimientos adecuados debidamente establecidos.

Además deberá observar las recomendaciones recibidas de sus clientes o de los funcionarios competentes del ente que requiere sus servicios, siempre que estos sean compatibles con los principios de integridad, objetividad e independencia, así como con los demás principios y normas de ética y reglas formales de conducta y actuación aplicables en las circunstancias.

Competencia y actualización profesional:

El Contador Público sólo deberá contratar trabajos para lo cual él o sus asociados o colaboradores cuenten con las capacidades e idoneidad necesaria para que los servicios comprometidos se realicen en forma eficaz y satisfactoria.

Igualmente el Contador Público, mientras se mantenga en ejercicio activo, deberá considerarse permanentemente obligado a actualizar los conocimientos necesarios para su actuación profesional y especialmente aquellos requeridos por el común y los imperativos del progreso social y bien común.

 Difusión y colaboración:

El Contador Público tiene la obligación de contribuir de acuerdo con sus posibilidades personales, al desarrollo, superación y dignificación de la profesión, tanto a nivel institucional como en cualquier otro campo que, como los de la difusión o de la docencia, le sean asequibles.

Cuando quiera que sea llamado a dirigir instituciones para la enseñanza de la Contaduría Pública o a regentar cátedras en las mismas, se someterá a las normas legales y reglamentarias sobre la materia, así como a los principios y normas de la profesión y a la ética profesional. Este principio de colaboración constituye el imperativo social profesional.

Campártelo con tus amigos!